COMUNICADO CONJUNTO DE ASOCIACIONES

Nº27

04.04.17

 

UN HITO, HOY ALCANZAMOS UN ACUERDO EN LA MESA CON EL GOBIERNO, INFORMAMOS DE SUS RESULTADOS, Y NOS PREPARAMOS PARA SEGUIR ADELANTE

 

Estimados/as socios/as y colegas:

 

Hoy, luego de una última e intensa reunión, en la que sentimos e hicimos ver el respaldo de todos/as nuestros dirigentes/as, socios/as y colegas, en máximo y visible estado de alerta y compromiso detrás de este proyecto, logramos un acercamiento y soluciones respecto de las materias que estaban pendientes, permitiendo arribar a un acuerdo sobre los principales contenidos a incluir en el proyecto para una nueva ley de plantas de nuestra DT.

 

Son muchos los factores que confluyeron para este logro, partiendo por los años de debate, preparación y propuestas al interior de las Asociaciones, que cristalizó en una cuidada y férrea unidad, y se fortaleció con el respaldo cada vez más consciente e ilustrado de cada uno de Uds., socios/as y colegas, todos/as siempre dispuestos a acompañar nuestras propuestas con la capacidad de movilizarnos, cada vez que fue necesario para lograr fines que se nos hicieron precisos y valiosos. Por supuesto, la disposición de las autoridades del Servicio, que recogieron y enriquecieron este clamor por, esta vez, bregar por una auténtica modernización; la de nuestras autoridades ministeriales, representadas por las Sras. Ministras que encabezaron la cartera, y en especial por el Subsecretario del Trabajo, que acompañó el proceso en los tres últimos años; la del Ministerio de Hacienda, que supo hacer ver sus puntos de vista y también recoger los nuestros; y, por último, la del Gobierno y la Presidenta, que con este acuerdo honra su promesa programática de no sólo impulsar una compleja y difícil reforma laboral, sino que, a la par, apoyar y modernizar de verdad a nuestra DT para que podamos cumplir en mejor forma ese y muchos otros desafíos y tareas que se nos han integrado con los años.

 

Son centenares las reuniones y asambleas en las que en estos años preparamos nuestras propuestas, son decenas los documentos en los que las plasmamos y dejamos registro del diálogo, en especial en la Mesa de Modernización DT 2015-2016, como en la Mesa de Gobierno 2016-2017. Las ideas ahora plasmadas en el acuerdo no resultan ajenas para ninguno/a que se haya querido interiorizar de este largo devenir, pero ahora, que forman un todo coherente e integrado, que los diversos actores contribuimos a consolidar, visualizan las dimensiones y la calidad del resultado, que con los años estamos ciertos que no solo servirá para mejorar sustantivamente nuestro clima laboral y la carrera funcionaria en la DT, sino que servirán de referencia para los intentos de ordenar y enriquecer el conjunto del empleo público.

 

Y, por lo demás, se trata de un acuerdo para elaborar un proyecto balanceado con la integración de dos partes en sustancial equilibrio. Una, preocupada de atender los problemas y deficiencias estructurales que obstaculizaban una verdadera carrera funcionaria, que permitiera fidelizar nuestra pertenencia a la DT y siempre estimular y promover lo mejor de nosotros mismos, a favor de atender en óptima forma a nuestros usuarios/as y al mundo del trabajo al que servimos. La otra, también lógica y propia del ámbito sindical, persigue un mejoramiento remuneracional largamente postergado. Estas dos almas del proyecto se reflejan en la siguiente reseña de los principales contenidos concordados:

 

 

I.- SISTEMA DE CARRERA FUNCIONARIA.

1.- Ingreso al Servicio, a contrata. Al Servicio se ingresa a contrata, por regla general en el último grado de cada escalafón (en los últimos tres en el caso del escalafón profesional) y mediante concurso público. Las excepciones sólo pueden darse con cargo a recursos de la contrata sin jamás destinar un peso de los recursos asignados a las plantas, y jamás podrán consolidar su grado de ingreso, pues si quisieran postular a la planta, deberán hacerlo en el último grado de cada escalafón.

2.- Ingreso a las plantas del Servicio. A las plantas se ingresa habiendo estado previamente en la contrata, precisamente entendido como empleo a prueba y en el que se desarrollan las competencias para postular después a las plantas, empleo que tendrá una proporción del 25% de la actual dotación del Servicio, y que no podrá tener mejoras de grado en esa calidad, sino que cuando ingrese a la planta.

Para estos efectos, el grueso del Servicio, el 75% de la dotación (actualmente unos 1.768 funcionarios/as del total de 2.358), estará siempre en las plantas de los respectivos escalafones, las cuales están diseñadas con criterios técnico-matemáticos, sin estrangulamientos ni anchuras, promoviendo un expedito desplazamiento, vía ascenso y promoción. En el caso del escalafón fiscalizador, que cubre a la mitad del Servicio, esta nueva pirámide de grados implica, por ejemplo, un nuevo y potente grado 9º, con 40 cupos; un grado 10º con 68, y así sucesivamente). Lo anterior, sin perjuicio que los grados base o de ingreso de cada escalafón, no responden a dicho criterio piramidal sino que tienen menos cupos y, por ello, serán de tránsito, y promoción más acelerada

3.- Ascenso y promoción sólo en las plantas. El ascenso y la promoción dentro de las plantas estará garantizado en una lógica de sistema que implica criterios como establecer la contabilidad separada de los recursos destinados a las contratas de aquellos destinados a las plantas; ningún peso de las plantas podrá ser ocupado en un fin distinto al ascenso y la promoción dentro de las plantas; cada vacante que se produzca en una planta será prontamente cubierta por quienes dentro de dicha planta puedan aspirar al puesto vacante, con la posibilidad de organizar multiconcursos en los que, subiendo ordenadamente grado a grado (en cascada, en el antiguo “tiraje”), se llenen pronta y eficientemente todas las vacantes en la respectiva planta, quedando vacantes sólo los grados base, a los cuales postularán las contratas.

4.- Escalafón directivo de carrera. Además de las plantas de carrera funcionaria (auxiliares, administrativos, técnicos, fiscalizadores y profesionales), existirá una planta directiva de carrera que, con casi 190 cupos, abarca a todos los directivos/as de carrera del Nivel jerárquico III (que son aquellos que reportan a los jefes del Nivel II, los cuales serán elegidos mediante el sistema de Alta Dirección Pública, según ya fue resuelto en proyecto de ley reciente), esto es, los jefes/as de oficinas, los coordinadores/as regionales y los jefes/as de unidades de los Departamentos y Oficinas del nivel central, mediante “cargos virtuales” a los cuales se podrá acceder por regla generalísima sólo desde la carrera funcionaria de la DT –desde una de sus plantas-, mediante concursos internos cada tres años, plazo por el cual se sirve el cargo, con un grado mayor y una asignación que compensan su mayor esfuerzo y responsabilidad, y transcurrido el que se vuelve al grado en la planta para dejar el espacio al otro colega que haya ganado el respectivo concurso.

5.- Encasillamiento objetivo, transparente y tecnificado. También el proyecto se hará cargo, con criterios novedosos, sustantivos y tecnificados, del Encasillamiento, esto es, el primer tránsito entre la situación actual y el nuevo escenario descrito. Por una parte, se comenzará con el aumento de un grado a la casi totalidad de los colegas de planta del Servicio. Luego, ingresarán a las plantas, por regla generalísima en el mismo grado, alrededor de 900 a 1.000 colegas actualmente a contrata, en orden estricto de los criterios de antigüedad y mérito, quedando sólo unos 600 cargos a contrata, los de menor duración en la Institución (aproximadamente de unos 3 años de antigüedad, según las estimaciones preliminares). A continuación, en especial dentro de estas contratas ingresadas a las plantas, se organizará un proceso de promoción especial en el que los casos de mayor postergación en materia de promoción (alrededor de unos 150-200, con mm 7-8 años desde la última promoción), también podrán acceder a la mejora de un grado. Por último, este Encasillamiento también contempla una regularización de más de un centenar de colegas que están desempeñando desde tiempo labores en los escalafones superiores, en especial el de fiscalizadores, pero contratados en los escalafones de administrativos y técnicos, de tal forma que queden en dichos escalafones superiores y se cumpla la correlación entre escalafones y funciones.

En todo este proceso las Asociaciones velaremos por el cumplimiento de los criterios objetivos y transparentes que animan el conjunto del proyecto.

6.- Asignaciones y otros beneficios. En materia de asignaciones, además de mejorarse moderadamente la asignación de responsabilidad a favor de los directivos de carrera del Nivel III a los que ya se hizo mención, se extiende esta Asignación de manera innovadora también a los directivos de Nivel IV (esto es, los que reportan a dicho Nivel III como jefatura directa), compuesto por principales (conforme criterios como los de mayor tamaño de colegas, o mayor carga de trabajo, etc.) de las jefaturas de las unidades de las oficinas (Fiscalización, Conciliación, RRLL y Atención de Usuarios), para compensar en parte el gran esfuerzo y dedicación que conllevan estas funciones. Por último, se definió una asignación de horario inhábil de tal forma que cuando se resuelva el establecimiento de un sistema de trabajo que, en beneficio y atención de nuestros usuarios/as exija laborar en horario inhábil, ello se haga con respeto a nuestros derechos laborales y con las compensaciones del caso.   

II.- MEJORAMIENTO REMUNERACIONAL.     

El total del proyecto implica anualmente, y en régimen, unos $4.420.000.000 de aumento respecto de lo que actualmente se gasta en el Subtitulo 21 en el Servicio (un 8,39% de aumento), y el sistema de carrera funcionaria descrito en el punto anterior implica, en especial por el Encasillamiento y las nuevas Asignaciones, algo más del 50% de ese total, beneficiando a grupos muy amplios de colegas (por ejemplo, más de 1000 aumentos de grado; y más de 1000 beneficiarios de las distintas asignaciones), pero casi la otra mitad del proyecto se definió a favor de TODOS/AS LOS/AS colegas, por la vía de mejorar la Asignación de nuestra Ley 19.994, que cubre de manera importante el retardo y la brecha remuneracional detectada con respecto a los demás servicios fiscalizadores. Este mejoramiento general se resume en los siguientes aspectos:

1.- El actual componente variable del 9,5% se convierte en fijo.

2.- Este nuevo fijo de 9,5% se incrementa en 2,5% adicional hasta alcanzar el 12% fijo.

3.- Adicionalmente, existirá un nuevo tramo variable, entre el 12 y el 16,5%, sujeto tanto a metas de calidad como de impacto y trato usuario.

4.- En tanto no se definan los nuevos indicadores y metas, se nos pagará, además del nuevo 12% fijo, parte de esta asignación variable, a razón de la siguiente progresividad. En el año 1 después de aprobado al proyecto, un 0,5% hasta alcanzar un total de 12,5%; en el año 2, un 2%, hasta alcanzar un total de 14%; y en el año 3, un 2,5%, hasta alcanzar un total de 14,5%; para, en adelante funcionar conforme las variaciones y niveles de cumplimiento de los nuevos indicadores y metas.

Por supuesto, queda aún mucho trabajo por delante y nuestra unidad y máxima concentración seguirán siendo claves para acompañar este trabajo hasta su coronación final. Los contenidos expuestos debemos concordarlos en un protocolo a redactar y suscribir con el Gobierno, estimativamente en el próximo par de semanas, luego de lo cual se nos ha comprometido la elaboración y el ingreso del proyecto al Parlamento en las 4 a 6 semanas subsiguientes. Y de allí algunos meses de tramitación la que, en el entendido que se trata de un proyecto calendarizado y priorizado por el Gobierno, de su iniciativa exclusiva y ya financiado, podemos esperar acotada y concreta.

 

 

   

DIRECTORIO  EJECUTIVO NACIONAL

ANFUNTCH

 

DIRECTORIO  NACIONAL

APU